Chip gratis: aplica cupón VIAJESACHINA

martes, 6 de noviembre de 2018

Cuando la salud justifica el racismo: TBC, poliomielitis, sarampión, ébola, etc.

Cuando la salud justifica el racismo: TBC, poliomielitis, sarampión, ébola, etc.

 
Advertencia: este artículo puede no ser inmediatamente comprensible, ya que contiene varios conceptos no ampliamente adquiridos.


El racismo, o la discriminación entre los seres humanos según su origen geográfico, puede tener raíces diferentes en cada individuo: desde aquellos que se sienten amenazados por su identidad por una cultura desconocida, hasta aquellos que se sienten invadidos en su territorio, hasta aquellos que temen que les quiten su hogar o su trabajo; desde aquellos que han tenido experiencias traumáticas en su historia personal hasta aquellos que han tenido una educación inmersa en un pasado o presente de guerras étnicas y religiosas ... y muchas otras razones.
Cada uno tiene sus razones profundas muy respetables, que luego trata de abordar y resolver a través del racismo.
Razones tan particulares y subjetivas que nadie puede saber a priori; probablemente ni siquiera el mismo "racista" las conozca.
Incluso aquellos que están del otro lado, el guerrero comprometido en la lucha contra la discriminación, lo hace con su motivo particular: si leen la Fenomenología de la percepción, saben que estoy hablando de reacciones automáticas, rutinas, para protegerse un poco de un profundo dolor personal o comunitario.
Dado que el dolor personal que la reacción racista protege casi siempre está tan bien escondido que es invisible o pasa inadvertido, la conciencia va en busca de un significado externo que pueda cerrar el círculo, un pretexto que puede dar sentido a esa laceración profunda.

Todos pueden reconocer los pretextos más variados que justifican la marginación de un grupo étnico, pero aquí hablamos del pretexto de la salud, que a menudo cabalga en la ola de los medios y, en los últimos meses, de una manera cada vez más agresiva.
El pretexto del "extranjero portador de enfermedades" ciertamente tiene un origen ancestral, pero a menudo oculta y protege un miedo subjetivo diferente, especialmente cuando el riesgo para la salud no tiene un fundamento concreto y racional.

Empujando aún más, en un mundo donde las leyes biológicas estuvieran culturalmente integradas, el espantapájaros de la epidemia traída por el inmigrante no tendría el más mínimo sentido.
En los últimos años hemos presenciado oleadas de terrorismo mediático sobre el riesgo de "gripes" (aviar, porcino ...), sobre el riesgo de tuberculosis provocado por los desembarcos ilegales, sobre el riesgo del retorno de la polio en Europa debido a flujos migratorios particulares, sobre el riesgo de ébola de África,, sobre el riesgo de sarampión en Colombia, sobre el riesgo de sarna que en los últimos días está impregnando los periódicos.
El temor al riesgo de epidemia está muy enraizado, por lo que es muy eficaz como excusa racial: "no dejes que el extranjero entre y mantenlo alejado porque es peligroso para la salud".
"Somos libres de polio, vete de aquí"
Sin embargo, ya he escrito largamente, ¨enfermedad infecciosa¨ y ¨vectores¨ son conceptos medievales que llegó el momento de dejarlos atrás. [ITA]
Algunas de las llamadas enfermedades "infecciosas" son raras en nuestra opulenta sociedad, no porque la medicina haya ganado la guerra contra el mal, sino porque las condiciones de vida han mejorado drásticamente en las últimas décadas
Las condiciones que, por otro lado, no han mejorado tanto (en algunos casos lo contrario) precisamente en aquellos países de los que huyen masas de refugiados que a menudo viven el terror a la guerra y la falta de necesidades primarias.

Haré generalizaciones que pueden ser riesgosas (recuerde que los 5LB no tienen validez excepto en relación con la experiencia personal del individuo): ¿ podemos no considerar el pánico a la muerte que puede acompañar a un prófugo que, no solo pudo haber estado en riesgo de ser asesinado dentro de su propia casa debido a una guerra espantosa, sino que también ha tenido una gran probabilidad de perder la vida, transportado como un animal, en un barco en el medio del mar?
¿Podemos no tomar en cuenta el terror de una madre que, no solo debe buscar cómo sobrevivir, sino que además, en cada instante tiene miedo de perder a su hijo?
Después de una sucesión de dificultades sin respiro, ¿podemos permitir que el cuerpo de refugiados, aquellos que finalmente pueden poner un pie en un terreno seguro, descansen con un intenso proceso de reparación de los alvéolos pulmonares, la llamada tuberculosis? (Aquí puede profundizar sobre el proceso de tuberculosis)
¿Podemos no imaginar que un organismo en el período de desarrollo, impedido de escapar de una catástrofe, pueda reaccionar a esta condición incesante entre la vida y la muerte? (Aquí puede profundizar sobre poliomielitis)

¿Podemos no sospechar que cada refugiado se ve obligado a vivir "en la piel" una angustiosa separación de sus seres queridos? (Aquí puede profundizar sobre sarampión, sarna y parasitismo).
Ver artículo

¿Podemos realmente creer que todo esto le es indiferente al organismo?
¿Podemos creer que una persona que atraviesa tales tragedias se sentiría solo un poco cansado?
¿Podemos pretender que esto no es relevante y reemplazarlo con la imagen ingenua de un refugiado que estaría enfermo solo porque porta gérmenes de una nación sucia e infectada? ¿El refugiado como portador de una fatalidad?

Desafortunadamente no, la enfermedad no sigue las leyes del comercio: porque, por otro lado, si el organismo no vive el peligro de quedarse sin lo esencial (el aire) y morir, no tiene motivo para iniciar un proceso pulmonar y como resultado, las micobacterias silenciosas de la tuberculosis no tienen ningún motivo para "despertar".
Si el organismo no vive una separación dramática de su entorno familiar, no es un terreno fértil para el sarampión o plagas como la sarna.
Mientras no vivas una condición en los límites de la vida, tu cuerpo no tendrá motivos para reaccionar con una fisiología especial.
Lo siento, si realmente quieres enfermarte, acercándote a un prófugo (una persona que busca escapar) no puedes hacerlo.

¿Donde está entonces el contagio?
No existe un contagio, si no en la percepción que el organismo tiene del medio ambiente, que ciertamente puede involucrar a un gran grupo de personas.
Es decir, muchas personas pueden percibir una determinada situación crítica de forma similar y encontrarse en evidente y sensata necesidad biológica de reaccionar.

Si no ha entendido gran parte de lo que acaba de leer, comience a conocer las leyes biológicas y, en particular, la cuarta ley biológica.
Para ver el artículo original en español, visite: https://ar.magazine.5lb.eu/2018/03/salud-justifica-el-racismo-tubercolosis-sarampion-polio-5110.html



viernes, 19 de octubre de 2018

¿Curación? Si gracias, pero ¿estoy verdaderamente listo para curarme?

¿Curación? Si gracias, pero ¿estoy verdaderamente listo para curarme?

 
Cuando uno se siente mal se suele decir que se está ¨enfermo¨ auto atrapándonos en una peligrosa identificación de la cual a menudo resulta difícil renunciar por una serie de implicancias funcionales secundarias y en su mayoría inconscientes.
Ligada a la palabra ¨enfermedad¨ se encuentra la palabra ¨curación¨, entendida en este contexto como la restauración de un estado de bienestar psicofísico que me permita volver a llevar una vida plena...y tal vez con un valor agregado por la experiencia que se acaba de transitar.
¿Pero se puede verdaderamente curar?
O mejor dicho
¿...estoy verdaderamente listo para ¨curar¨? 

En el caso de ¨enfermedad¨ usualmente recurrimos a una intervención externa que individualice un diagnóstico y prescriba una terapia. Pero ¿cuántas veces nos curamos sin ni siquiera iniciar un tratamiento? o viceversa, ¿cuántas veces no alcanzamos a ¨curarnos¨ aun con los miles de enfoques convencionales y/o alternativos?¿Por qué una intervención terapéutica, de cualquier tipo, para un mismo diagnóstico, para algunas personas funciona y para otras no? ¿ Que hace la diferencia en el proceso de curación?
La persona misma. Punto.
Entonces es oportuno conocer cómo funciona esa persona desde varios puntos de vista. 

Si no partimos de estas consideraciones, si no empezamos por las respuestas a estas preguntas, con estas dudas acerca de nuestra capacidad de curación, no será posible esperar curarse, podremos contentarnos con poner un parche viviendo la enfermedad como un drama esperando que alguien encuentre una solución para nosotros.
Viceversa, si nos detenemos un momento a pensar, sabemos muy bien - y las investigaciones sobre la aplicación médica actual prueban- que el proceso de curación es un proceso ligado a la ¨persona¨ que lo vive independientemente de las técnicas o intervenciones externas.

Aun con todos los soportes, medicamentos e intervenciones que podemos utilizar , la ¨verdadera curación¨ tiene que ver con nuestra biología, con el funcionamiento de la máquina biológica, con el funcionamiento de nuestros pensamientos, de nuestras emociones, y de nuestra percepción del mundo.

La curación y la muerte son procesos naturales de todos los seres biológicos. También plantas y animales se curan y se mueren, pero como seres humanos podemos hacer un esfuerzo mayor que nos distingue de otros seres vivientes con el objetivo de poder reconocer cómo llegamos a ¨enfermarnos¨ y que cosa podemos hacer activamente para empezar a estar mejor: lo primero es comprender cómo funcionamos antes que nada como ¨máquinas biológicas¨ dotadas de una serie de automatismos que actúan para permitir una mejor adaptación a los continuos cambios que se producen dentro y fuera de nosotros. (Se trata de programas biológicos automáticos, heredados de la evolución de la especie, que le han permitido al homo sapiens no extinguirse y a nosotros sobrevivir hasta este momento)

Ahora la pregunta es: ¿Estoy dispuesto a conocer para comprender y poder tener un mínimo de autogestión de mi salud? ¿O prefiero permanecer en la ignorancia de lo que está sucediendo en mi cuerpo y confiar pasivamente con la esperanza de que alguien encuentre el remedio justo y que por fortuna o gracia divina, funcione para mi compleja y ¨ÚNICA¨ máquina biológica? 

Como para todo lo que nos compete en la vida, también en este caso es cuestión de elección y cada uno decidirá en base a sus propios condicionamientos y a las propias creencias

Un primer paso hacia una elección con conciencia es observar y reconocer, con honestidad hacia nosotros mismos, cuanto de esos condicionamientos son guiados por el miedo (que nos induce a elecciones apresuradas y a creer en el cuidado por una cuestión de fé) y cuánto, en cambio, se basa sobre datos concretos, observables y objetivos por los cuales consentimos actuar con ¨conocimiento de causa¨ para nuestra salud. 

Debo anticiparles que el conocimiento es sólo el primer escalón de la escalera hacia la ¨curación¨; la disponibilidad interior es el escalón siguiente necesario.

Me complace transmitirte a ti, que estás en un camino de búsqueda, que de ¨malo¨ no hay nada en la naturaleza sólo el MIEDO mismo...y el conocimiento de las 5 leyes biológicas puede ser un instrumento de exploración y verificación de esta dinámica humana.
Versión original en español: https://ar.magazine.5lb.eu/2017/03/Curacion-Hamer-miedo-enfermedad-5016.html



El 90% de los diagnósticos de cáncer de tiroides son inútiles y dañinos

El 90% de los diagnósticos de cáncer de tiroides son inútiles y dañinos

 
En los últimos años ha habido una tendencia en medicina, especialmente en oncología, que podría resumirse en el aforismo menos es más : estamos pasando de un intervencionismo farmacológico ultra agresivo del tipo "el máximo tolerable" a un enfoque conservador del tipo "el mínimo necesario".

Dice el mismo oncólogo Umberto Veronesi:
"Hay que decir que en el pasado la quimioterapia se usaba de forma inadecuada y durante muchos años se recetó en dosis muy altas, sin considerar los efectos que tendrían sobre el paciente. Estaba vigente el principio del tratamiento máximo tolerable fue en oncología: se aplicaba en cirugía, radioterapia y quimioterapia la dosis más alta (o amputación) que el paciente podría tolerar. Además, la quimioterapia se utilizó incluso para pacientes en etapas avanzadas, que tenían muy poca o ninguna posibilidad de beneficiarse de ella.
Pero en las últimas décadas se ha producido una revolución de pensamiento en el tratamiento de tumores en que se aplica el principio de tratamiento efectivo mínimo: se busca la dosis más baja o la intervención más limitada puede garantizar la efectividad de la oncología. Entonces la cirugía mutilante, la terapia de radiación ardiente e incluso la quimioterapia que devasta innecesariamente el organismo se han ido ".

Fuente: Repubblica [ITA]

Esta es la dirección, pero también es evidente que es una transición que requiere tiempos generacionales, ciertamente no un cambio de la tarde a la mañana. Debemos ser conscientes de que, nos guste o no, en esta rica transición de contradicciones estamos inmersos.

Como ya hemos señalado, hablando de prevención cuaternaria, un médico de familia "5LB", porque es capaz de reconocer la fase y el proceso biológico en progreso y dado que puede evaluar con mayor precisión el grado objetivo de urgencia, es probable que tenga la tendencia , quizás más que otros, de acompañar las cosas sin recurrir a las intervenciones diagnósticas / terapéuticas. Siempre que los síntomas no sean debilitantes, que el paciente no esté agitado y que no haya una "urgencia perceptiva" subjetiva.
No significa que no haría nada, pero sin duda tendría más herramientas para tener la confianza para poder abandonar muchas pruebas de diagnóstico y medicamentos en conjunto con los pacientes".

Más allá de los bien conocidos conflictos de intereses industriales [ITA] y tecnológicos que se le oponen, la tendencia actual es reducir al mínimo la intervención.
Si, por un lado, hay un sobre tratamiento, otro fenómeno estrechamente relacionado que lo alimenta es el sobrediagnóstico.
De acuerdo con la necesidad de contener ambos, muchos estudios epidemiológicos están logrando resaltar tales excesos (no es obvio), a menudo revocando los fundamentos de los protocolos clínicos, por ejemplo:

Cáncer de tiroides: hasta el 90% del diagnóstico "innecesario", con riesgo a la salud del paciente
Esto es respaldado por un estudio realizado por IARC, la agencia de la OMS para la investigación del cáncer, y por la Cro in Aviano, según el cual esta práctica conduce a terapias innecesarias y riesgosas para los pacientes.

Hasta el 90% de los diagnósticos de cáncer de tiroides son "inútiles", realizados en tumores que no causarían ningún problema de salud, incluso si no se tratan.
"La mayoría de los diagnósticos excesivos conducen a una tiroidectomía total, y a menudo también a otros tratamientos peligrosos, como la radioterapia y la disección de los ganglios linfáticos del cuello, explica Silvia Franceschi, una de los autores, sin beneficios comprobados en términos de supervivencia ".
Precisamente sobre la base de estos datos, el informe concluye, IARC no recomienda la rastreo en personas sanas para este tumor, y sugiere una "vigilancia activa" en aquellos con bajo riesgo, antes de iniciar tratamientos invasivos.
"Este estudio es importante porque verifica que muchos pacientes son tratados con terapias radicales para tumores que nunca se desarrollarían, nunca tendrían una evolución clínica", explica el Profesor Luigi Cognetti, Director de Oncología Médica del Instituto Nacional del Cáncer Regina Elena de Roma. Es un estudio epidemiológico que cuantifica la extensión del fenómeno que también ocurre en el caso del cáncer de próstata.
Estas son situaciones en las que no sería necesario intervenir quirúrgicamente "
"En el caso de la tiroides, el paciente enfrenta una operación compleja con consecuencias para su salud, tendrá que tomar la terapia de reemplazo de por vida y, en cualquier caso, ese tipo de cirugía no está exenta de complicaciones".

Fuente: Repubblica [ITA]; estudio original en BMJ

En el documento de IARC, el director del Instituto, el Dr. Christopher Wild. afirma: "Se estima que más de medio millón de personas han sido diagnosticadas en exceso con cáncer de tiroides en los 12 países encuestados por el estudio [en los últimos 20 años NDR].
El aumento dramático en el sobrediagnóstico y el sobre tratamiento del cáncer de tiroides es ya un grave problema de salud pública en muchos países de altos ingresos, con señales inquietantes de la misma tendencia en los países de bajos ingresos. Por lo tanto, es esencial tener más investigación y pruebas para evaluar el mejor enfoque para evitar una epidemia de cáncer de tiroides y un daño innecesario a los pacientes ".

Si dentro del modelo de 5LB tanto el tumor como la convivencia con él son normales, y también la intervención con un fin exclusivamente sintomático, en el paradigma convencional basado en el terror del "maligno fuera de control", muchos podrían estar molestos si el médico le dice "es un tumor: no intervengamos, tomemos un tiempo y vemos la evolución". "¿Pero cómo podemos no intervenir?"

Debería saberse que cualquier control y cualquier intervención están expuestos a riesgos de sobrediagnóstico y sobretratamiento, no pocas veces superiores a los beneficios, que por lo tanto siempre deben evaluarse.
Siendo conscientes de esto, especialmente en este período de transición hacia menos es más (less is more) y, además , yendo hacia una integración total de los principios de las 5 leyes biológicas, no debemos delegar pasivamente nuestra salud, sino tomar todo el tiempo para acordar activamente con el médico qué hacer y qué no hacer [ITA].
Para ver la versión original en español, entre en: https://ar.magazine.5lb.eu/2018/05/90-diagnosticos-cancer-tiroides-inutiles-daninos-5123.html



martes, 9 de octubre de 2018

Para qué sirve conocer las leyes biológicas

Para que sirve conocer las leyes biológicas

 
Las 5 Leyes Biológicas son un mapa, con el mayor detalle hasta hoy conocido, de las conexiones entre psique, cerebro y órgano.
Gracias a esta precisión, moverse en los diversos campos de la salud, desde la psicología a cualquier otra terapia, se convierte en un camino finalmente científico y, como nunca antes, eficaz.
Un camino que finalmente es único para cada persona. A través del cual es posible, cada vez de manera diferente, observar la biología moverse según leyes de la naturaleza comprobables y verificables.
Un mapa que puede ser consultado por cualquiera que desee orientarse en el mundo del propio cuerpo y de la propia psique.
Un mapa del ¨como funciona un ser vivo¨ que nos permte observar, verificar e incluso preveer los fenómenos psiquicos y fisiológicos.

En este sentido, las leyes biológicas son un mapa detalladisimo, al servicio de las innumerables técnicas terapéuticas aplicadas por el hombre; pero no son una terapia ni un modus operandi.
Un instrumento que está en el fondo de quien aplica una terapia, como el mapa de una ciudad, que se consulta para llegar a un punto y después se guarda: cada uno puede llegar de la manera que quiera: a pie, en omnibus, en auto por diferentes rutas alternativas, en base al tráfico, a los cortes de calles, a las condiciones meteorológicas….

Incluso al que está fuera del campo terapéutico, el conocimiento profundo de este mapa le permite una cosa muy concreta y extremadamente útil: demoler y reestructurar el sistema de creencia común sobre la salud y la enfermedad.
Eso que se piensa y se cree sobre la salud del propio cuerpo no pertenece a la biológia y en efecto es capaz de producir una densa capa de miedo con un efecto nocebo devastador.

Si entonces, el conocimiento de las leyes biológicas, de por si, no pueden curar, tienen, sin embargo, el gran merito de guiar al ser humano hacia su esencia, al sentido biológico y científico de la enfermedad, desentrañando las superestructuras ideológicas estructuradas a lo largo de milenios, y dejando caer, definitivamente, el miedo a la terrible enfermedad (inducida por agentes externos), el temor a la maldición divina o a la mala suerte (inducida por una medicina mágica), el miedo al organismo-maquina que se rompe (inducido por una medicina mecanicista) y el miedo al defecto de fábrica (inducido por la medicina genética).
Creando finalmente un pequeño espacio de tranquilida del cual empezar.

El miedo cumple un rol fundamental en la patogénesis y en el mantenimiento de las condiciones crónicas, y también, si bien el miedo a la enfermedad es solo uno de muchos otros, en nuestra sociedad tiene un peso abrumador e hipnotizante, La paciente integración de las leyes biológicas a la cultura puede disolver el miedo como el sol a la nieve.

Si no entiende de que se está hablando, comience por aquí.
Para ver la publicación original en español, entra aquí: https://ar.magazine.5lb.eu/2017/02/para-que-sirve-conocer-las-leyes-biologicas.html



lunes, 1 de octubre de 2018

La causa del dolor de cabeza, hemicranias, cefaleas

 
Premisa: la etiología de las llamadas enfermedades (o sea, la causa de las reacciones fisiológicas especiales del organismo) es el tema que, en un primer acercamiento a las 5LB, mayormente llama la atención. Además de la comprensión de las causas, pero, es fundamental aprender a familiarizarse con la función de los tejidos involucrados y la posición del organismo en ese proceso.
Este enfoque adopta los detalles adquiridos en la Escuela de Formazione Professionale 5LB, que en sí no busca demostrar nada (no en este contexto), sino que da instrumentos precisos que permiten a cualquier persona verificar estos fenómenos. 
Para los principiantes será necesario leer, al menos, las 5 Leyes Biológicas.


El dolor de cabeza común tiene un origen en la mayoría de los casos indirectos, es decir, no en la cabeza.
De hecho, el dolor que se percibe a menudo se debe a la compresión en la base de los nervios faciales (trigémino, occipital, etc.) que pasan entre las primeras vértebras cervicales.
La compresión ocurre en la fase PCL-A, cuando los tejidos mesodérmicos del área vertebral se hinchan con el edema de reparación.




La percepción biológica que lleva a las vértebras cervicales a la Fase Activa y, con intensidades más suaves, incluso los músculos y los cartílagos, es "no sentirse a la altura" "no sentirse suficientemente inteligente" "tener que bajar la cabeza" (este último sentir involucra también a la primera vértebra dorsal D1).
Durante esta fase de tensión NO hay síntomas.
El dolor aparece desde unos minutos hasta 4-6 horas después de que se ha producido un hecho que se percibe como "finalmente lo hice, estuve a la altura" (si aparece en la mañana al despertar es algo que sucedió poco antes de conciliar el sueño).

La compresión cervical puede ocurrir lateralmente, con dolores en la izquierda o en la derecha, dando la indicación importante en relación con los "me sentí a la altura": lado no dominante en relación con la madre-hijos, lado dominante en relación con la pareja- padre-resto del mundo (hermanos, colegas, amigos, etc.).
Este es el caso de las hemicranias, o dolores que aparecen exclusivamente en un lado de la cabeza.
Con esta primera información general, en la próxima migraña ya puede verificar usted mismo, concretamente y con precisión, las leyes biológicas.

También hay un dolor neurálgico (que afecta la pérdida de contacto) y un dolor directo, menos común que el de la compresión cervical, debido a la reparación del hueso del cráneo.
El dolor del hueso del cráneo se reconoce porque es un dolor que se puede tocar en la cabeza y que se intensifica con la presión.
Aparece en la solución PCL-A, cuando "ahora me siento intelectualmente adecuado".
La percepción biológica que activa el programa responde al sentimiento "me siento estúpido", "alguien me toma por estúpido".

Cuando se está mal por compresión cervical, muy a menudo el músculo liso (estructural) produce una contractura antálgica para proteger el área, y algunas veces la contractura misma puede aumentar la compresión nerviosa y exacerbar el dolor.
Estos son los casos en los que un masaje o aplicar calor puede ayudar a disolver la contracción analgésica, dejando espacio a los nervios y aliviando el dolor.

Para aplicar este conocimiento es imprescindible la precisión. Por ello, es importante no autodiagnosticarse y no modificar el tratamiento médico, sino observar el proceso así como es solo con fines didácticos.
La psicologización a la que estamos habituados nos hace pensar que tomar consciencia y buena voluntad son suficientes para cambiar las cosas: por el contrario, la biología responde solo a acciones concretas que nacen de la disponibilidad de la persona para hacerlo.
Debido a la pluralidad de variables es sin embargo imposible e irrespetuoso para el enfermo, incluso en presencia del mejor médico o experto, hacer diagnósticos correctos y completos on line.
Para ver la versión original en español, por favor visite: https://ar.magazine.5lb.eu/2018/05/causa-dolor-de-cabeza-hemicrania-hamer-5126.html



martes, 25 de septiembre de 2018

Alergia e intolerancia alimentaria - la leche

Alergia e intolerancia alimentaria - la leche

 


LA ALIMENTACIÓN
Nuestro organismo ha evolucionado millones de años con elasticidad y adaptación creciente, alimentándose siempre con mayor variedad aumentando así la posibilidad de supervivencia.
Sin embargo algunos tienen dificultad en comer algunos alimentos, otros reaccionan a ciertos ingredientes, otros son alérgicos, otros, intolerantes y otros nada de todo esto.
Así, quien no puede tomar leche puede crearse la regla ¨la leche hace mal¨, alguno la de ¨la carne hace mal¨, o también que en cambio ¨la soja hace bien¨, ¨la espirulina hace bien¨, etc.
A menudo de estas dicotomías se harán reglas generales, y así muchas dietas fuerzan privaciones y concentraciones en base a creencias particulares.
Este modo maniqueísta de relacionarse con la comida crea un mundo dividido en dos, amigos y enemigos, buenos y malos, cosas que se pueden tocar y cosas que no se pueden tocar, una actitud que mentalmente da seguridad e identidad (YO soy vegano, crudívoro, paleolítico…), pero que biológicamente puede ser visto como ¨ese nutriente no me es concedido¨.
Una jaula en la que nos encerramos y que pone en contradicción al organismo, en un conflicto con un recurso primario como lo es la comida. 

ALERGIA E INTOLERANCIA
Veamos la evidencia.
¿Se puede decir que un alimento es alergénico? ¿que causa intolerancia?
Si una persona toma leche y se pone mal del intestino, si otra toma leche y le salen manchas en la cara, si otros 3 toman leche todas las mañanas durante toda la vida y crecen fuertes, ¿se puede decir que la leche, de por sí, hace mal?
¿Y aquellos que toman leche y tiene descalcificación de los huesos (osteoporosis, conclusión de algunos estudios estadísticos)?
¿Se puede decir después de saber que el hombre fue pastor los últimos 12.000 años y que sobrevivió hasta hoy e incluso está superpoblando el planeta?
Tal vez ese punto de vista deba pasar de la sustancia a la verdadera variable del fenómeno, es decir al individuo con su experiencia única y personal.
Por una experiencia y percepción única es que a una persona la leche le hace mal al intestino y a otra le hace mal a la piel. Con este modo de entender las cosas inmediatamente el elemento pierde la etiqueta de malo o bueno, y la atención se centra en el modo en el cual el organismo entra en contacto con aquella sustancia. 

La leche es un clásico de la intolerancia, y debemos considerar que es el primer alimento con el cual entramos en contacto al nacer. Incluso, en los primeros meses de vida es el único alimento, el que nos garantiza la supervivencia, por esto es que su importancia se asemeja a la del aire.
Si un bebé está siendo amamantado por el seno de su madre,y allí, acunado en su refugio seguro donde nadie le puede hacer daño, de repente es arrancado por un motivo cualquiera y trivial (por ejemplo porque suena el teléfono y la madre corre a atenderlo dejándolo en cualquier parte), para él esta situación puede visceralmente percibirse como ¨fui abandonado repentinamente, mamá desapareció, es el fin para mí¨.
Siempre y cuando el bebé viva la situación de un modo así dramático, el organismo saca una especie de fotografía sensorial del ambiente y registra los estímulos recibidos en esa situación peligrosísima, entre la vida y la muerte (solo porque miles de años atrás - en términos de evolución ayer- ser dejado solo podía implicar ser comido por una fiera): la leche puede ser uno de los elementos de la fotografía. 
Así, con el próximo contacto con el alimento, el bebé puede alarmarse por un peligro inminente, con la percepción de revivir la situación traumática. 

Este registro profundo, ni hay que decirlo, puede ser cargado sin mucho esfuerzo por el resto de la vida, con una reacción bien definida cada vez que entra en contacto con la leche.
Este revivir el shock a partir de un elemento ambiental cualquiera lo llamamos ¨riel¨.
Cada vez que el organismo reacciona a cualquier cosa en modo automático, se dice que es un riel.
Todas las alergias e intolerancias a cualquier alimento, sustancia u objeto, incluso a veces sólo en una época del año, son rieles.
La mayoría de estas reacciones las creamos en el primer año de vida, lo que no quiere decir que todos los eventos fuertes puedan generar rieles por más grandes que sean. En general es raro.

De hecho crearse un enemigo del cual debemos estar alejados es una superestructura que no ayuda a resolver el conflicto con la comida e incluso exaspera la distancia ya impuesta por la historia personal. 
Y si es cierto que una sustancia puede entrar una y otra vez en el riel, no es cierto absolutamente que existan alimentos que hacen bien y otros que hagan mal: esta es una generalización, casi una superstición, desconectada de la realidad de la biología. 

En el mundo de los comestibles todo se puede convertir en energía, y lo que no sirve es descartado, en cambio, las sustancias no biodegradables y tóxicas son naturalmente rechazadas o expulsadas. 
En efecto no podemos hacernos la pregunta obsesivamente, porque la evolución ya nos proporcionó un Cerbero, coincidentemente justo sobre la boca, que es la nariz, que tiene la capacidad de verificar si esta cosa que está entrando en nuestro cuerpo es buena o mala. Por suerte no nos crece por la espalda.
Y si la nariz desgraciadamente se distrae y por equivocación tomamos un vaso de lejía pensando que es agua, es aquí donde la lengua y la boca sabrán escupirla.
Y si llega más adelante los músculos peristálticos del aparato digestivo saben también funcionar en sentido inverso o aumentar increíblemente la velocidad de la función excretora.

En el siglo XX: ¨Toma leche que te hace bien¨ "No tomes leche que te arruina los huesos¨
En el siglo XXI: ¨¿Que tienes ganas de beber?” ¨¿Que sientes que necesitas?¨

Escuchar al cuerpo es la única garantía de exactitud.

Para ver la publicación original, entra en el siguiente enlace: https://ar.magazine.5lb.eu/2017/03/intolerancia-leche-hace-bien-mal-5014.html



miércoles, 19 de septiembre de 2018

El fanatismo tecnológico en medicina y la producción serial de enfermos

El fanatismo tecnológico en medicina y la producción serial de enfermos

 
El proceso tecnológico es irrefrenable. 
Si, por ejemplo en cirugía, tal desarrollo ha dado resultados extraordinarios e inimaginables, en el ámbito diagnóstico galopa a un ritmo que no es el mismo que el progreso lento de la comprensión de qué cosa es la ¨enfermedad¨.
Además, disponemos esencialmente de un ejército de medios de comunicación que frecuentemente complica las cosas.

De las 2.400 enfermedades descritas en la Nosología Metódica de Boissier de Sauvages en 1763, hoy hemos producido una clasificación internacional (ICD) que tiene otras 40.000.
Este resultado puede parecer muy positivo, porque creemos que ¨más es siempre mejor que menos¨, ¨nuevo es mejor que viejo¨, ¨complejo es mejor que simple¨, ¨saber es mejor que no saber¨, y es una creencia difundida que un diagnóstico precoz es mejor que uno tardío.

En efecto, en ciertos casos, la tecnología ha contribuido con los métodos diagnósticos a mejorar el relevamiento de los procesos biológicos que se escapaban a la identificación.
Sin embargo, mucho más a menudo, la prisa por el armamento tecnológico y los intereses (mediáticos y económicos) que lo arrastran al frente, producen un diagnóstico excesivo y un intervencionismo injustificado, con la tendencia a tratar personas que nunca hubieran sido consideradas "enfermas ", o personas que no se hubiesen sometido a estudios clínicos de ningún tipo al no presentar ningún síntoma.
Este es también el caso cuando la misma intervención no muestra pruebas concretas de eficacia, seguridad y eficiencia y a veces incluso se revela como del todo ineficaz.

El tratamiento de casos menos graves, o sanos, ¨mejora los resultados globales, reforzando la percepción de éxito, que a veces impulsa nuevas inversiones destinadas a ulteriores innovaciones de la tecnología¨*.

El fanatismo tecnológico, inserto en el marco actual del monoteísmo financiero y de la comercialización de todas las cosas, ha transformado cada vez más a la tecnología médica en un ¨fin en sí mismo¨, más que en un medio destinado a mejorar la calidad de vida.
Esta es una distorsión que no se encuentra limitada al mundo de la salud, resulta evidente: se trata de un proceso histórico y cultural.

*"El imperativo tecnológico empuja la innovación más allá de la necesidad de cura, hasta el punto en que la tecnología la que define las enfermedades y proporciona el tratamiento¨ consecuente.
Hoy la tecnología construye el concepto de enfermedad, la determina y la crea.

No se observa más el síntoma o el malestar en la persona, sino que se observa la máquina mensurable: aún en una condición absolutamente asintomática, en que diríamos ¨¡me siento bien!¨, hoy nos pueden diagnosticar una esclerosis múltiple por una manchas en el cerebro, una celiaquía por un marcador sanguíneo, una pre-diabetes por el progresivo descenso de los umbrales diagnósticos de referencia. 
La tecnología está modificando el significado de la enfermedad, forjando nuevos parámetros que la definen: análisis bioquímicos, citométricos, secuencias de ADN, criterios diagnósticos que son cada vez más frecuentemente identificados por la tecnología y menos por la relación humana y ética con la persona.
Así, todo lo que es medible por una máquina tiende inevitablemente a transformarse en sí mismo en ¨la enfermedad¨: por ejemplo, la hipertensión, la colesterolemia, no serían relevantes desde un punto de vista clínico y no tendrían consecuencias sobre la vida de la persona, si no fuese posible medirlo y ¨corregirlo¨.

Aquí algunos ejemplos* de "enfermedades" en las cuales la tecnología ha mutado drásticamente los criterios diagnósticos provocando sustancialmente un daño a la sanidad, sea en términos de costos monetarios por la fuerte expansión de la ¨clientela¨, sea en términos de salud del individuo a causa del exceso de medicalización.

Embolia pulmonar: entre 1930 y 1998, exámenes "demasiado eficientes¨ con un aumento del 80% de los diagnósticos y una limitada reducción de la mortalidad.
Tumor de la tiroides: entre 1980 y 2002, aumenta la identificación y remoción de pequeños nódulos, que resultaron intervenciones demasiado ¨celosas¨ y no coherentes con el pronóstico.
Diabetes gestacional: los parámetros de referencia fue reducida, triplicando los diagnósticos de diabetes gestacional con efectos poco claros de éxito clínico.
Pre-diabetes: las modificaciones tecnológicas, asociadas a la reducción de los parámetros duplicaron o triplicaron los diagnósticos. 
De esta forma el 50% de los chinos adultos puede ser definido ¨enfermo¨.
Carcinoma de colon-recto: la identificación y la remoción de pólipos es mucho más frecuente,que los riesgos y la certeza de los éxitos clínicos.
Disección de carótida o arterias vertebrales: se diagnostica 3 a 10 veces más.
Carcinoma de mama [ITA]: ya hemos profundizado muchas veces el tema, el pasaje de examen clínico a tamizaje ha exasperado significativamente el riesgo de sobrediagnóstico, cada 1000 mujeres (de 50 años) más de 500 reciben un resultado mamográfico falso positivo.
Insuficiencia renal crónica: con la extensión de la definición de enfermedad a través del relevamiento de niveles hemáticos, cerca del 14% de la población puede ser definida como ¨enferma¨ de insuficiencia renal crónica.
Osteoporosis: la reducción de los parámetros de referencia hace que 50% de las mujeres de más de 65 años sean sometidas a tratamientos médicos.
Carcinoma de próstata: el tamizaje a través del PSA[ITA] genera sobre diagnósticos en entre el 22% y el 67% de los casos.
Hipertensión: se sobre diagnostica cuando las decisiones terapéuticas se toman sobre mediciones aisladas.
Además , revisiones recientes de datos disponibles reportan riesgos de sobre tratamiento, a causa de la ausencia de evidencia que bajar la presión moderadamente alta (140-159/90-99) pueda tener algún beneficio. 
Asma bronquial: examen con estetoscopio y espirometría producen el 30% de sobrediagnóstico a personas etiquetadas como ¨asmáticas¨

La utilización indiscriminada de la tecnología diagnóstica contribuye al exceso de medicalización de la sociedad, generando numerosos actos de fé, inconfesados en el tiempo, minando la confianza de las personas hacia el médico y hacia el sistema de salud. 

*El texto de este artículo es un intento de síntesis, integrado con comentarios personales, de un trabajo de revisión de la fundación Gimbe en la revista italiana Evidence (La carrera del armamento tecnológico: tediosa, costosa y riesgosa), que invito naturalmente a leer detalladamente (sólo en italiano).

Si hoy tenemos cerca de 40.000 nombres de "enfermedades" de cuyas etiquetas es difícil salir, descubre cómo en el futuro, sobre la base del modelo de las leyes biológicas, la nosología se transformará radicalmente, simplificándose.



Para ver la versión original, entre al siguiente enlace: https://ar.magazine.5lb.eu/2017/09/tecnologia-medicina-exceso-diagnostico-medicalizacion-5061.html