Maravillas del Tíbet

Maravillas del Tíbet
www.viajesachinadesdemexico.com.mx

lunes, 2 de noviembre de 2009

Lo que no te cuentan sobre los medicamentos para tratar el trastorno por déficit de atención y la hiperactividad

Según un nuevo estudio publicado por la Facultad de Medicina de Familia de New York (Medical College of Family Medicine), la droga Adderall está vinculada a ataques cardíacos y muerte súbita en niños y adultos jóvenes. 1

El Adderall salió al mercado en 1996 como una anfetamina farmacéutica que sirve para estimular el sistema nervioso. Adderall es un psicoestimulante que contiene dextrometilfenidato compuesto por una combinación de dextroanfetamina y sales de anfetamina racémicas. Es fabricando por Shire Pharmaceuticals. Se prescribe con la excusa de tratar el trastorno por déficit de atención y la hiperactividad (TDAH).
También se utiliza para tratar la narcolepsia y cuadros severos de depresión.

La incidencia de ataques cardíacos y muerte súbita es mayor en niños tratados con Adderall regularmente, pero también afecta a los que la han consumido anteriormente como lo revela un estudio, publicado en el Diario de la Junta Americana de Medicina de Familia 2
“el caso de un estudiante de veinte años, con diagnóstico de TDAH hace dos años y sometido a una ingesta diaria de 15 mg de Adderall XR. Había utilizado la droga de forma intermitente y hacía semanas que no la tomaba antes de su ataque al corazón. Se quedaba tarde para estudiar todas las noches y bebía un poco de alcohol antes de acostarse. La noche antes de su admisión al hospital, en vez de ir a la cama, tomó dos Adderall (30 mg) para mantenerse despierto y estudiar para un examen. La tarde siguiente, experimentó dolor y una persistente presión en el pecho que obligaron a sus padres a llevarlo a la sala de urgencias de 24 horas.

La historia del joven es trivial, salvo para el diagnóstico de TDAH. No hubo antecedentes familiares de enfermedades cardiovasculares. No usaba drogas ilegales y solo consumía alcohol en alguna ocasión. No tenía ninguna alergia medicamentosa conocida y no tomaba ninguna otra droga excepto el Adderall irregularmente. El diagnóstico final fue de infarto de miocardio debido a vasoespasmo coronario inducido por las anfetaminas. Dado de alta después de cinco días en el hospital, le dijeron que evitase cualquier medicamento que contuviese anfetaminas.”

El año pasado se describió también una inflamación cardiaca fulminante consecutiva a la toma de Adderall en otro estudio, publicado en la revista American Journal of Therapeutics 3
El estudio relata la historia de un paciente que“ desarrolló cardiomiopatía (inflamación grave del corazón) después de tomar Adderall. La función cardiaca se deterioro hasta tal punto que necesitó un transplante de corazón. El investigador señaló que la cardiomiopatía asociada con el uso de anfetaminas es un caso grave, una condición potencialmente mortal. “

Como en las otras drogas para tratar esta “nueva enfermedad” los ensayos clínicos sobre la eficacia a largo plazo de Adderall nunca se hicieron. No se hizo ningún estudio controlado del tratamiento de los niños menores durante más de tres semanas y de más de cuatro semanas con adolescentes y adultos. Algo particularmente grave cuando sabemos que van a tenerlo que tomar durante años, si no de por vida.

Los informes sobre efectos adversos y problemas cardiacos entre ellos no son de ahora. Desde hace años se conocen y han tenido que ser reconocidos por las máximas autoridades en control de drogas y fármacos. Por ejemplo en junio 2004 la Administración de Alimentos y Drogas FDA ordenó que el envase del estimulante Adderall incluyera una advertencia sobre muerte súbita cardio-vascular, especialmente en niños con enfermedades del corazón subyacentes.

2005 Febrero: Salud de Canadá (Health Canada es un organismo de control similar a la FDA en USA), suspendió la venta del Adderall XR (Liberación prolongada) debido a los informes de 20 muertes súbitas inexplicables (14 de ellas de niños) recogidos por el fabricante Shire Pharmaceuticals en EEUU. Además había doce casos de muerte súbita por accidente cerebrovascular (2 en niños), entre 1999 y 2003 y varios informes de niños con complicaciones cardíacas, como consecuencia del uso de Adderall XR.
Nótese que la apoplejía o accidente cerebrovascular es una patología de la edad adulta, de la vejez y no se encuentra habitualmente en niños.
Sin embargo la FDA optó por mantener el Adderall en el mercado en América. Además en secreto presionó con éxito al ministerio de Salud Pública del Canadá para que no lo eliminara del mercado que posteriormente volvió a aceptar el medicamento sin pruebas de su seguridad ni de su eficacia.

En Febrero del 2006 un comité consultivo de la FDA ordenó a las compañías farmacéuticas agregar un “recuadro negro” a las cajas de todas las drogas usadas para el “TDAH”, incluyendo advertencias de que pueden causar ataques cardiacos, derrames cerebrales y muerte repentina.

El mismo mes (Febrero del 2006) la Agencia Británica Reguladora de Medicina y de los Productos para el Cuidado de la Salud anunció que el Strattera del laboratorio Eli Lilly & Co estaba asociado con convulsiones y con un potencialmente peligroso descenso del ritmo cardiaco. También advirtió sobre la posibilidad de problemas cardiacos cuando Strattera se combinaba con otros antidepresivos como Prozac y Paxil (que también se dan a niños y adolescentes).

En Mayo del 2006 La agencia de regulación de fármacos Health Canada publicó nuevas advertencias para todas las drogas que se prescriben para el “TDAH” incluyendo el riesgo de la muerte repentina. El Consejo Público advirtió que los estimulantes puedan aumentar el ritmo cardíaco y la presión arterial y que éstos pueden dar lugar a los “paros cardiacos, a derrames cerebrales o a muertes repentinas”.

En Agosto del 2006 La FDA ordenó a los fabricantes de drogas para el “TDAH” que adviertan que pueden causar efectos secundarios cardiovasculares “serios” y que el uso erróneo puede conducir a la muerte repentina por ataques cardiacos y derrames cerebrales.
Como es habitual la FDA era “condescendiente” con los laboratorios, cuando habla de uso erróneo ya que muchos accidentes se han dado en pacientes que no habían abusado de la droga ni tenían antecedentes cardiovasculares. Pero posteriormente la FDA pidió una “advertencia dentro de un recuadro negro” para la anfetamina Dexedrina, que se prescribe para el “TDAH”, y que ésta también, puede causar la muerte repentina con dosis normales prescritas a los niños con problemas cardiacos.

En Octubre del 2006 la Administración Australiana de Bienes Terapéuticos ordenó a los fabricantes de las drogas para el “TDAH”, Ritalín, Strattera y dexanfetaminas que añadieran advertencias más serias a su información por las quejas de que la dexanfetamina provoca agitación, taquicardia (ritmo cardiaco acelerado), hipertonía (anormalidad por tensión muscular) hiperkinesia (espasmos musculares) e insomnio.

En Noviembre 2006 la Agencia Reguladora de Medicamentos y Productos para el Cuidado de la Salud de Reino Unido hizo una actualización a la información del metilfenidato (Ritalín) para que “advirtieran sobre los serios efectos adversos cardiovasculares”.

Complicaciones asociadas con la toxicidad aguda y crónica de las anfetaminas, Dextroanfetaminas y metilfenidato que incluyen las drogas para el trastorno por déficit de atención y la hiperactividad “TDAH”: Strattera, Adderall® Adderall XR®, Dexedrina®, Dextrostat®, Desoxyn®, Concerta®, Focalin®
Metadate®, Methylin®, Ritalin®, Ritalin LA® Lista elaborada a partir de 4 5 6 7 8 9
Esta lista no incluye todos los efectos secundarios y otros que también pueden ocurrir.

Efectos cardíacos:

Latidos del corazón rápidos, fuertes, o desiguales
Aumento de la presión arterial
Arritmias cardíacas
Hemorragia cerebral
Hipertrofia cardíaca del ventrículo derecho
Enfermedad pulmonar o de los vasos sanguíneos pulmonares
Inflamación del revestimiento de los vasos sanguíneos
Descenso del ritmo cardiaco
Ataques cardiacos, infarto de miocardio
Que pueden precisar trasplante
Accidente cerebrovascular, derrames cerebrales
Muerte repentina

Alrededor de una cuarta parte de los ingresados en el servicio de urgencias con dolor en el pecho y abuso de la metanfetamina son diagnosticados con un síndrome coronario agudo.
Un reciente estudio encontró que el 20 por ciento de los niños que están tomando estimulantes del sistema nervioso central del tipo de Adderall, van al médico con síntomas tales como latidos del corazón anormales.


Efectos psiquiátricos y sobre el sistema nervioso central

Los efectos psiquiátricos y los efectos sobre el sistema nervioso central, también pueden ser graves y también son conocidos desde hace años.

El Adderall al igual que otros medicamentos para tratar la hiperactividad y el déficit de atención pertenecen al grupo de medicamentos denominado anfetaminas y metanfetaminas. El Ritalin que fue aprobado por la Administración de Drogas y Alimentos (FDA) en el año 1980, contiene dextrometilfenidato y es el medicamento más comúnmente utilizado en todo el mundo para tratar el trastorno de hiperactividad y déficit de atención.
.
Los estudios también han demostrado que el Ritalin ha tenido efectos en el desarrollo
cerebral similares a los efectos provocados por el consumo a largo plazo de cocaína. 10
En el mercado negro las anfetaminas son la base de las pastillas conocidas como speed (velocidad), meth, Ice (hielo), cristal y éxtasis.

Las anfetaminas estimulan la liberación de catecolaminas, incluyendo la dopamina y la noradrenalina.
Antes de prescribirse para tratar el déficit de atención e hiperactividad en los niños se han utilizado para evitar el sueño y cortar el apetito o con fines recreativos.
Según un sondeo de la revista Nature, son ingeridas al menos por el 20 por ciento de quienes se dedican a alguna actividad académica. 11
Un estudio realizado en noviembre del 2002 publicado en el boletín de la Universidad Johns Hopkins, indica que Ritalin y Adderall son utilizadas por uno de cada cinco estudiantes, las compran ilegalmente para ayudarse a estudiar permaneciendo despierto.
Según Rogene Waite, de la Agencia Contra las Drogas (DEA) ”Nos preocupa mucho el abuso de estas substancias; tienen un alto potencial de adicción y de abuso”. 12
El alcohol y el Adderall son una combinación fatal, ya que el alcohol compite con las anfetaminas en el metabolismo de las enzimas hepáticas, lo que aumenta su disponibilidad biológica. Paradójicamente se utiliza con fines recreativos para poder beber más.

Todos los derivados de las anfetaminas se sabe desde el principio que crean adicción.
Justamente los medicamentos antiobesidad como el célebre bustaid en España para cortar el apetito que contenían anfetaminas se retiraron del mercado porque creaban una fuerte adicción.
El doctor William Dorfman, profesor de psicología de la Universidad Nova Southeastern admite que incluso a corto plazo hay mono“Cuando van pasando los efectos, algunos individuos tienen la tendencia a sufrir de síndrome de abstinencia, Tienden a sentirse irritables, deprimidos y cansados”.
Según los resultados de un estudio reciente de UM con ratones, tanto Ritalin como Adderall pueden dar lugar al uso de otras drogas, y es posible que dificulten la cura de la adicción a la cocaína. 13

Según la revista americana de Pediatría las alucinaciones y otros síntomas psicóticos relacionados al tratamiento en los niños con trastorno por déficit de atención (TDAH) podrían ser más comunes de lo que antes se pensaba. El informe proviene de las autoridades de la FDA en la edición más reciente de la revista Pediatrics que ya habían identificado más de 850 incidencias separadas de alucinaciones y otros episodios psicóticos entre los niños que tomaban los estimulantes usados para tratar el TDAH en una investigación anterior. 14
Casi la mitad de los casos de alucinaciones y otros efectos secundarios psiquiátricos revisados por los investigadores de la FDA se presentaron en niños menores de once años de edad.
En la gran mayoría, más de nueve de cada diez casos, los niños no tenían antecedentes reportados de eventos psiquiátricos.
La epidemióloga médica y experta en seguridad farmacológica de la FDA, Kate Gelperin, MD, MPH.ha señalado que las alucinaciones con insectos, serpientes o gusanos fueron los eventos psiquiátricos más comúnmente reportados entre niños y adolescentes.
“Algunos niños describían que sentían como si insectos o gusanos les caminaran por la piel”
Un caso detallado en el informe fue el de un niño de doce años con parálisis cerebral, que dijo que vio cucarachas a su alrededor dos horas tras tomar un fármaco para el TDAH que contenía metilfenidato. La alucinación duró varias horas, y recurrió cuando el niño tomó una dosis adicional del fármaco. Pero se detuvo por completo cuando se descontinuó el medicamento.

Un análisis de 49 ensayos clínicos aleatorios encontró que por cada cien niños que toman fármacos para el TDAH durante un año, entre uno y dos experimentan un evento psicótico relacionado a los medicamentos.
Pero en el informe que aparece en Pediatrics, los investigadores de la FDA concluyen que es probable que esta estimación se quede corta, en parte porque los ensayos clínicos con frecuencia excluían a niños con antecedentes de reacciones adversas a fármacos para el TDAH.
“Tanto pacientes como médicos deben tener en cuenta la posibilidad de que, cuando surgen durante el tratamiento farmacológico del TDAH, los síntomas psiquiátricos consistentes con la psicosis o la manía podrían representar reacciones adversas a los medicamentos”.

En enero 2009 estas investigaciones de la FDA según la cual las alucinaciones no son poco comunes con los medicamentos para el TDAH, provocó que los investigadores federales ordenaran nuevas etiquetas para los fármacos, que incluyen Ritalin LA, Concerta, Adderall XR, Focalin, Focalin XR, Metadate CD, Daytrana, y Strattera, advirtiendo de posibles efectos secundarios psiquiátricos.

Tampoco en este caso estos efectos eran nuevos De hecho se producen con todas las anfetaminas y sus derivados igual que con la cocaína.

En 1995 la Dra. Nora Volkow de Brookhaven Laboratorios llegó a la conclusión de que el mecanismo de acción de la cocaína y Ritalin (metilfedinato) es casi idéntico. Ritalin “trabaja” en niños como “trabaja” la cocaína en adultos: agudiza el lapso de atención a corto plazo, no importa si media un diagnóstico de ADHD o no. La Dra. Volkow halló que Ritalin permanece en el cerebro por un periodo más largo que la cocaína 15.

Y como sucedió en el caso de los efectos cardiovasculares había evidencias desde hacía años incluso reconocidas por la FDA. Por ejemplo : El 2005 de Junio la Administración de Alimentos y Drogas (FDA), anunció su intención de hacer cambios en las etiquetas para Concerta y otros productos que contienen metilfenidato (Ritalin) para incluir los “efectos adversos psiquiátricos como lo son las alucinaciones visuales, las ideas suicidas, el comportamiento psicótico, así como el comportamiento violento y agresivo.”

En Septiembre del 2005 la FDA ordenó a Eli Lilly & Co. que revisara el etiquetado de Strattera para incluir una advertencia en las cajas sobre el riesgo creciente de que provoca pensamientos suicidas en los niños y adolescentes que toman la droga.
En Agosto del 2006 La FDA ordenó a los fabricantes de drogas para el “TDAH” que adviertan que pueden causar: la supresión del crecimiento, psicosis, “enfermedad bipolar” (es decir psicosis maniacodepresiva ) y agresividad.

Un equipo de científicos dirigidos por el Dr. Phillip Shaw, del Instituto Nacional de Salud Mental realizaron una investigación con resonancia magnética para medir el espesor en el tejido cerebral. Encontraron una diferencia en los cerebros de los niños con TDAH frente a niños “normales” que podía resumirse en un desarrollo 3 años menor. Según el estudio la corteza cerebral de los niños alcanza el máximo espesor a una media de 10,5 años, para los niños diagnosticados como TDAH en comparación con 7,5 años de edad en niños normales. Todo lo demás fue normal. Esto ha servido para que los medios de desinformación; periódicos y revistas, noticias de televisión, cadenas de noticias por cable en todo Estados Unidos hayan estado diciendo que por fin los expertos tienen ahora pruebas de que el TDAH es una enfermedad física y que hay algo que funciona mal en los cerebros de esos niños. Lo que no dicen es que el 80% de ellos tomaban medicación para el TDAH y que por lo tanto las alteraciones podrían deberse a las drogas. 16

Efectos neuro psiquiátricos:

Adicción y síndrome de abstinencia
Ideas suicidas
Comportamiento psicótico
Episodios psicóticos
“enfermedad bipolar” psicosis maniaco depresiva
Convulsiones
Comportamiento violento y agresivo
Síndrome de Tourette, (trastorno neurológico que provoca movimientos y sonidos involuntarios)
Exceso de estimulación
Inquietud
Mareos
Insomnio
Euforia,
Mareos
Visión borrosa
Irritabilidad, (malhumor)
Emotividad, llanto
Problemas para dormir: (insomnio)
Somnolencia
Depresión
Mirada fija
Pérdida de interés
Temblores
Comportamiento inusual
Tic motor (espasmo muscular)
Tics, (movimientos repetidos como retorcerse, parpadear, encogerse de hombros, sacudir la cabeza)
Hipertonía (anormalidad por tensión muscular)
Hiperkinesia (espasmos musculares)
Dolores de cabeza
Pupilas dilatadas
Alucinaciones visuales. Puede producir alucinaciones aterradoras, los niños han descrito que ven serpientes e insectos que se arrastran sobre ellos o que chocan con algo cuando no hay nada.

El Dr. Breggin Director del Centro Internacional para el estudio de la psiquiatría y psicología (International Center for the Study of Psychiatry and Psychology – ICSPP) denuncia que : “ Ritalin y las Anfetaminas tienen idénticos efectos adversos en el cerebro, mente y comportamiento, incluyéndose desórdenes inducidos por la droga de comportamiento, psicosis, manías, abuso de drogas y adicción.
El Ritalín y las anfetaminas frecuentemente causan los mismos problemas que se suponen atacan, como la falta de atención, hiperactividad e impulsividad.
Un gran porcentaje de niños se vuelven robots, aletargados, deprimidos.” 17

Otros efectos secundarios.

Otros efectos secundarios también pueden ser muy graves. Por ejemplo problemas del hígado que pueden ser mortales o precisar trasplante.
En Diciembre 2004: La FDA requirió que el envase de otra droga para el tratamiento de “TDAH” Strattera lleve una nueva advertencia, diciendo: “Un daño severo del hígado puede progresar hacia una falla grave de este, lo que puede resultar en la muerte o en un pequeño porcentaje de pacientes con necesidad de transplante de hígado”.
En Agosto del 2006 La FDA ordenó a los fabricantes de drogas para el “TDAH” que adviertan que pueden causar la supresión del crecimiento de los niños.
En Octubre del 2006 la Administración Australiana de Bienes Terapéuticos ordenó a los fabricantes de las drogas para el “TDAH”, Ritalín, Strattera y dexanfetaminas que añadieran advertencias más serias a su información por las quejas de que el Ritalín causa dolores de cabeza, náuseas, anorexia, somnolencia, depresión; Strattera causa agresividad; y la dexanfetamina provoca agitación taquicardia (ritmo cardiaco acelerado), hipertonía (anormalidad por tensión muscular) hiperkinesia (espasmos musculares) e insomnio.

Otros efectos secundarios:
Daño grave del hígado
Sequedad de boca,
Sabor desagradable,
Náuseas,
Falta de apetito, anorexia,
Pérdida de peso,
Retraso en el crecimiento del niño.
Dolor de estómago
Diarrea,
Estreñimiento,
Perdida de interés en la actividad sexual,
Impotencia,
Dificultad para alcanzar un orgasmo.
Reacciones de hipersensibilidad,
Erupciones en la piel y las manchas,
Síntomas de reacción alérgica: ronchas; dificultad para respirar; hinchazón de su cara, labios, lengua, o garganta..

Están clasificados dentro de la Categoría C de drogas en el embarazo por la FDA. Lo que quiere decir que pueden dañar al bebé en su formación, especialmente en la fase inicial en la cual el feto es mas sensible. Justamente cuando la madre puede estarla tomando sin saber que ha quedado embarazada.
Además pueden causar nacimiento prematuro, bajo peso de nacimiento, o síntomas de abstinencia por falta de droga en el recién nacido si la madre las toma durante el embarazo.

En ocasiones algunos de los efectos secundarios son reversibles en otras no. Así lo relata por ejemplo una madre norteamericana “por lo que al aprendizaje respecta, en una prueba de C.I. mi hijo salió con un 10% mayor en coeficiente intelectual cuando dejó de tomar las medicinas. La coordinación motora de mi hijo se vino para abajo y no mejoró hasta que le quitamos del todo la medicación… pero las convulsiones continuaron.” 18

Naturalmente esta aterradora lista de efectos secundarios de los medicamentos no se te enseñará cuando se prescriban estas drogas a tus hijos.

Además hay una larga lista de fármacos que puedan tener interacciones con estas drogas y algunas de ellas pueden producir efectos secundarios graves, que pueden poner la vida en peligro, por ejemplo si se toma con medicamentos del grupo inhibidores de la monoaminooxidasa (IMAO), tal como isocarboxazid (Marplan), tranylcypromine (Parnate) o phenelzine (Nardil) o antes de que estos hayan desaparecido de su cuerpo (unos 14 días).
Es reconocido que no se debe tomar si se padece arteriosclerosis, enfermedades del corazón, defecto congénito del corazón, fallo cardíaco, trastorno del ritmo cardíaco, o un reciente ataque al corazón, presión arterial de moderada a gravemente alta (hipertensión), hipertiroidismo, glaucoma, epilepsia u otros trastornos convulsivos, tics (espasmos musculares) o el síndrome de Tourette. Tampoco debe tomarse si se padece de ansiedad aguda o agitación, lo cual resulta como mínimo paradójico ya que estos síntomas son justamente algunos de los que se pretenden tratar.
No deben tomarse si hay un historial de adicción a la droga o al alcohol, e incluso historial personal o familiar de enfermedad mental, trastorno psicótico, enfermedad bipolar, depresión, o tentativas de suicidio. Naturalmente para saber todo esto es preciso hacer una historia clínica completa de cada niño o persona antes de recetarles estas drogas incluyendo sus antecedentes familiares.
¿Se hizo antes de recetárselas a tu hijo?.
En muchos casos la respuesta será No.
¿Es esto todo?

Tal vez no.

En enero de 1996, la Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos (FDA) anunció que en un estudio en roedores que recibieron metilfenidato (Ritalin), la droga produjo una “ligera señal” de que podría producir cáncer del hígado. El cáncer ocurrió en ratones machos, no en ratonas ni ratas. 19

¿Una ligera señal de que produce cáncer?

Los hallazgos de un estudio realizados por varios investigadores de la Universidad de Texas mostraron que estas drogas produjeron daño en los cromosomas de 12 niños que solo las habían tomado durante tres meses. 20
“Nosotros investigamos si los estimulantes del sistema nervioso central producen anormalidades citogenéticas en los pacientes pediátricos a dosis terapéuticas. En una población compuesta por doce niños tratados con dosis terapéuticas (adecuadas) de
metilfenidato, nosotros analizamos los puntos citogenéticos en los linfocitos de la sangre obtenidos antes y después de 3 meses del inicio del tratamiento con este fármaco. En todos los participantes, el tratamiento indujo un aumentó significativo de 3 veces en las aberraciones cromosómicas, 4.3 veces en los intercambios de cromátides hermanas y la frecuencia de micronúcleos.
Estos hallazgos exigen más investigación de posibles afecciones a la salud que ocasiona el uso de metilfenidato (Ritalín) en los humanos, especialmente en vista del hecho que se encontró muy relacionada la elevación de la frecuencia de anormalidades de cromosomas con el alto riesgo de desarrollar cáncer.”

Advertencias no escuchadas y acumulación de evidencias criminales.

En general ha habido un aumento de más del 1.700 por ciento de advertencias contra las drogas psiquiátricas por parte de oficinas reguladoras internacionales desde el año 2002 al 2006. 21

Muchos incidentes mortales y no fatales relacionados especialmente con ataques cardíacos y accidentes cerebrovasculares han sido asociados con el consumo de estas drogas.
Por ejemplo entre los años 1990 – 2000, la FDA recibió 4400 denuncias con relación a los efectos secundarios del Ritalin y del Concerta (metilfenidato). 22
En el mismo periodo (entre 1990 y 2000) hubo 186 muertes por Ritalin (metilfenidato) según informó a la FDA MedWatch, un programa de información voluntaria. Este número representa solo del 10 al 20% de la incidencia real. 23
Entre los años de 1990-2000 más de 569 niños fueron hospitalizados, 38 de en situaciones graves con peligro para sus vidas, y 186 murieron. Algunos casos de muertes por las drogas están descritos con detalles y fotos en la página de información llamada “ritalínmuerte” creada en memoria de los niños que han muerto a causa de la utilización de las drogas utilizados para tratar el ADD y ADHD. 24

Las muertes y otras lesiones han llevado a entablar demandas contra Shire Pharmaceuticals, los fabricantes de Adderall, alegando que la compañía fue negligente al comercializar un medicamento potencialmente peligroso. Hay asociaciones para recoger las reacciones adversas de todas las drogas para el TDAH 25.

Pero no hay que centrarse exclusivamente en los efectos secundarios de los medicamentos. Todos los tienen como dicen los responsables de los laboratorios. Hay otras cuestiones que es importante que te plantees. Por ejemplo:

¿Son eficaces los tratamientos?

Muchos piensan que la respuesta es No.
No tienen en absoluto los beneficios con los que se engaña a la gente para que acepten drogar a sus hijos.
A pesar de que pueden mostrar algunos beneficios a corto plazo, no hay beneficio a largo plazo.
Esto ha sido reconocido por investigadores ortodoxos que antes opinaban lo contrario como el profesor William Pelham de la Universidad de Buffalo. “Creo que exageró el efecto beneficioso de la medicación en el primer estudio”, haciendo referencia a un estudio que é mismo hizo hace unos años en el que declaró que estos fármacos estaban ayudando a los niños.
“En el corto plazo, los medicamentos ayudan a que el niño se comporte mejor. A la larga, no y esta información debe quedar muy clara a los padres.” 26

E incluso los beneficios a corto plazo son cuestionables. Dependen de como se mire el cambio de conducta y depende de quién hace las observaciones.

¿Vale la pena que el niño se “porte bien” a costa de vivir drogado?
Desde luego que si.
Para los que venden las drogas.
Para los que imparten una educación estupidizante difícilmente tolerable.
Para las familias que quieren que sus hijos se porten bien y no molesten.

Pero como señaló el psiquiatra Dr. Peter Breggin ante el congreso de EE.UU. 27
“Al diagnosticar y drogar a nuestros niños, transferimos la culpa de los problemas de nuestras instituciones sociales y de los nuestros como adultos, al relativamente indefenso niño que está a nuestro cuidado. Les hacemos daño a nuestros niños al fallar en identificar y satisfacer las verdaderas necesidades educativas….
Mientras diagnosticamos y drogamos a nuestros niños, evitamos encarar asuntos críticos en torno a reformas educativas. De hecho, drogamos a niños que están dando signos de la necesidad de reformas y sometemos a todos los niños a la obediencia ante nuestro sistema burocrático.
Finalmente, cuando diagnosticamos y drogamos a nuestros niños, nos despojamos de poder como adultos. Mientras podemos sentir alivio momentáneo del sentido de culpa, imaginando que el problema radicaba en el cerebro defectuoso de nuestros niños, al fin y al cabo amenazamos nuestra habilidad de efectuar las intervenciones de adulto que nuestros niños necesitan. Nos convertimos literalmente en espectadores de la vida de nuestros niños.
Es tiempo de reclamar a nuestros niños ante esta visión médica falsa y supresiva. Aplaudo a esos padres que tienen la valentía de rechazar darles estimulantes a nuestros niños y en su lugar buscan identificar satisfacer las necesidades genuinas educativas, domésticas y comunitarias.”

Pero hay otros “beneficios” de drogar a los niños “inadaptados”
“Portarse bien” es considerarse como un enfermo que necesitará permanentemente asistencia profesional. Es también perder la confianza en sí mismo y ser presa del miedo, que se reagudizará hasta niveles insoportables si deja de tomar su “tratamiento”.
Un individuo atemorizado es sin duda mucho más manipulable. De hecho el miedo es la base de todas las técnicas de lavado cerebral que se emplean para aborregar a los ciudadanos y convertirlos en personas “normales”.

¿Una epidemia de distraídos y agitados?

El trastorno por déficit de atención y la hiperactividad TDAH, es una nueva enfermedad diagnosticada en el 15 por ciento de los niños en edad escolar norteamericanos.
Se calcula que 2.5 millones de niños y adolescentes toman drogas basadas en estimulantes para tratar los síntomas de TDAH en Estados Unidos y que solo son una pequeña proporción de los que deberían tomarlo. Un maná financiero para los que las fabrican especialmente si tenemos en cuenta que estamos hablando de drogas legales que producen adicción.
Pero para que se siga desarrollando este fabuloso negocio, primero hay que diagnosticar esta “nueva enfermedad”. Y en eso están. De hecho hay entre un 4 y un 6 por ciento de los residentes de Estados Unidos que ya disfrutan de un diagnóstico médico de THDA y los demás países van por el mismo camino.

Así que es interesante que te preguntes:
¿Existe realmente el trastorno por déficit de atención y la hiperactividad TDAH, o es una enfermedad fraudulenta inventada por el complejo médico farmacéutico industrial?.

*Busque el boletín de Armas para defender la salud para consultar las referencias.

Por Alfredo Embid
Armas para defender la salud

Subscríbete para recibir más artículos como éste en tu email...Es Gratis!

No hay comentarios: