Maravillas del Tíbet

Maravillas del Tíbet
www.viajesachinadesdemexico.com.mx

miércoles, 3 de marzo de 2010

La reunión de la FAO, sesgada a favor de las empresas, denuncia un miembro del comité asesor al presentar su renuncia

En la víspera de una importante conferencia intergubernamental sobre
Biotecnologías Agrícolas en los Países en Desarrollo (ABDC), a realizarse
en Guadalajara, uno de los pocos miembros de la sociedad civil dentro del
comité asesor internacional presentó su renuncia, calificando los
preparativos para este encuentro entre gobiernos y científicos como
“irremediablemente sesgados” y que de forma cínica “soslayan aspectos
socioeconómicos y científicos claves”.

Pat Mooney, Director Ejecutivo del Grupo ETC, una organización
internacional de la sociedad civil con sede en Canadá, con una larga
historia de trabajo con la Organización de las Naciones Unidas para la
Agricultura y la Alimentación (FAO) y en temas relacionados con la
biotecnología, renunció al comité asesor el pasado martes 23 de febrero. La
conferencia de la FAO se realizará en México del 1 al 4 de marzo en
Guadalajara.

“Los documentos base de la conferencia están irremediablemente sesgados a
favor de la biotecnología y reflejan la intención de dar un fuerte impulso
a esta industria, al tiempo que tratan de persuadir a los países en
desarrollo de que no tienen otra opción que subirse al tren de la
biotecnología. Es inaceptable que un organismo intergubernamental
supuestamente neutral, como la FAO, permita que lo conviertan en un
escaparate para las grandes empresas biotecnológicas —dijo Mooney. Los
organizadores de la conferencia ABDC parecen no conocer el ABC de la
organización de una conferencia en la que distintos puntos de vista puedan
ser escuchados en condiciones de equidad. La naturaleza oligopólica de la
industria de las semillas biotecnológicas (donde cuatro empresas controlan
las ventas mundiales de semillas) no forma parte de la discusión. Y aunque
los documentos preparatorios del encuentro mencionan los problemas
relacionados con el monopolio de las patentes biotecnológicas, concluyen
que el Sur global no tiene otra alternativa que rendirse. No hay una
discusión seria sobre los enormes costos de desarrollar cultivos
genéticamente modificados en comparación con la agricultura convencional”.

Pat Mooney decidió hacer pública su renuncia al comité asesor debido a que
grupos de campesinos y organizaciones de la sociedad civil en México
declararon que los organizadores del encuentro de la FAO usaban su
presencia en el comité asesor para afirmar que los intereses de esas
organizaciones ya estaban representados. “Yo jamás hablaría a nombre de
nadie, más que en el mío propio y el de mi organización”, insistió Mooney.
En septiembre de 2009, cuando Mooney recibió borradores de los documentos
de la conferencia, los devolvió con catorce correcciones mayores(1), la
mayoría de ellas relacionadas con el carácter sesgado de los textos y otros
aspectos que no fueron incorporados. No recibió respuesta. Los textos
finales fueron enviados al comité asesor antes de Navidad y Mooney sólo
tuvo oportunidad de revisar los varios cientos de páginas hasta hace unos
días. “Me escandalizó el hecho de que ninguno de los temas que propuse
fuesen incorporados”.

La conferencia ha tenido problemas desde su creación. Mooney fue invitado a
formar parte del comité asesor a mediados de 2008. En virtud de que no pudo
asistir a la primera sesión de la conferencia, asistió en su lugar Hope
Shand, también miembro del Grupo ETC. Shand salió tan decepcionada por la
parcialidad de ese encuentro que renunció al comité asesor después de
consultarlo con Mooney. Varios meses después, el secretariado general de la
FAO pidió a Mooney reconsiderar su renuncia. “Me aseguraron que la FAO
estaba ansiosa por entablar un diálogo abierto entre todos los actores
sobre todos los temas —recuerda Mooney. Sentí que debía apoyar un diálogo
transparente por lo cual accedí a reincorporarme al comité. Después de
haber leído los documentos finales me siento usado y que han abusado de mí
a lo largo de todo el proceso”. A pesar de su renuncia, Mooney viajará a
Guadalajara, asistirá a la conferencia y participará en un panel sobre
cultivos biotecnológicos el próximo lunes 1 de marzo a las 16:45 horas.
“Tengo opiniones fuertes y quiero expresarlas, pero no puedo aceptar que se
siga invocando mi participación en un comité asesor que no ha asesorado
nada, lo cual ha resultado en documentos totalmente sesgados”.

“Es un burla que la FAO venga a México a promover la biotecnología,
haciendo caso omiso del crimen histórico que el gobierno mexicano está
cometiendo al permitir la siembra de maíz transgénico en su centro de
origen”, afirma Verónica Villa, de la oficina del Grupo ETC en México. “El
maíz está no sólo en el corazón, la economía, la cultura y las formas de
vida del pueblo mexicano. También es uno de los cultivos alimentarios
básicos de todo el mundo. La contaminación del centro de origen del maíz
afectará al mundo entero y la FAO actúa con negligencia”, añadió Verónica
Villa.

Muchas organizaciones nacionales e internacionales han reaccionado a la
parcialidad de esta conferencia y se han sumado a las protestas de las
organizaciones mexicanas. Durante los días de la conferencia de la FAO, la
Red en Defensa del Maíz, formada por comunidades y organizaciones
campesinas e indígenas, la Vía Campesina y la Asamblea Nacional de
Afectados Ambientales convocan a la primer Audiencia pública popular contra
la contaminación transgénica del maíz nativo en México, con el fin de
construir un expediente que pueda ser presentado ante tribunales
internacionales.(2) La conferencia de la FAO y su fallido proceso serán
incluidos como parte de las ofensas.

www.etcgroup.org

Subscríbete para recibir más artículos como éste en tu email...Es Gratis!
Compartir


No hay comentarios: