Maravillas del Tíbet

Maravillas del Tíbet
www.viajesachinadesdemexico.com.mx

martes, 13 de septiembre de 2011

El jengibre y sus efectos curativos

Los indios y los chinos lo han usado por miles de años, ambos como alimento y medicina universal

Por Myrna Mack - La Gran Época

La cocina china enfatiza la mezcla armoniosa de color, aroma, sabor y textura en los variados platos preparados para una comida.

Se dice que el balance y el contraste son las palabras clave en la cocina china y esto se basa en la antigua filosofía daoísta de ying y yang. La esposa o esposo que ame cocinar; un cocinero o un chef profesional siempre mantendrán estos principios en mente cuando preparan un plato.

Un ingrediente fresco integrado a la cocina china es el jengibre, un rizoma aromático y acre, nativo de Asia. Los chinos consideran que el jengibre es “yang”, o de sabor agudo, lo cual balancea la comida fría, “ying”, para crear armonía. Realmente agrega a muchos platos un gusto y sabor especial.

Las raíces de jengibre joven son jugosas y carnosas con un sabor muy placentero. Están disponibles todo el año en su mercado local. Las raíces jóvenes usualmente son mojadas en vinagre y degustadas como un entremés. Las raíces maduras de jengibre son fibrosas y casi secas. El jugo de las raíces viejas de jengibre es extremadamente potente y es usado comúnmente en la cocina china para agregar sabor a la comida de mar o al cordero.

Los indios y los chinos han usado el jengibre por miles de años, ambos como una comida y una “medicina universal” para tratar la indigestión, fiebre e infecciones, promoviendo la vitalidad y longevidad. Durante 500 años el jengibre fue agregado a la comida de los marineros para prevenir el mareo y el escorbuto.

Los estudios sugieren que también puede ayudar a aliviar el dolor y la inflamación. En Japón, el jengibre es marinado con sushi y sashimi. En el Occidente, el jengibre seco es usado para darle sabor a los pasteles, tortas, postres y biscochos, ¡particularmente muñequitos de galleta con jengibre! El jengibre cristalizado también es popular, vendido en distintos grados de concentración, desde mediana a fuerte, y por supuesto el jengibre es el principal sabor en las bebidas “ginger ale” y “ginger beer”.

Para hacer un té simple de jengibre, vierta agua hirviendo sobre un cuarto de cucharada de té de jengibre fresco picado. Permita que se remoje por 5 minutos y fíltrelo antes de tomarlo.

Agregue miel, naranja picada o limón para variar.

El jengibre no pelado durará por una semana envuelto en una bolsa de papel y guardado en la gaveta de vegetales de la heladera. Si desea mantener el jengibre por más tiempo, pélelo, cúbralo con jerez o vodka y póngalo en un jarrón sellado. El jengibre guardado de esta manera durará hasta tres meses.

No hay comentarios: