Maravillas del Tíbet

Maravillas del Tíbet
www.viajesachinadesdemexico.com.mx

martes, 11 de mayo de 2010

Los medicamentos pueden producir deficiencias nutricionales

Cada vez más personas y más médicos ponen énfasis en la importancia de la buena alimentación, no sólo para la prevención sino también para el tratamiento coadyuvante de cualquier enfermedad.

En muchos casos los pacientes requieren de manera definitiva del uso de medicamentos convencionales (alopáticos). Sin embargo, hasta el momento casi no había información accesible y confiable que nos hablara acerca de las interacciones entre los nutrimentos y los medicamentos convencionales.

En la actualidad se conocen y reconocen literalmente cientos de interacciones entre los nutrimentos y los medicamentos convencionales. Hoy hemos corroborado que algunos problemas de salud se pueden desarrollar cuando la gente toma medicamentos convencionales que causan que sus cuerpos pierdan ciertos nutrimentos. El nombre científico de este fenómeno es “deficiencia nutricional inducida por medicamentos”. Este es un asunto de vital importancia no sólo para los médicos sino para el público en general ya que afecta a millones de personas en todo el mundo.

La verdad es que muchos de los efectos colaterales de los medicamentos convencionales pueden deberse realmente a las deficiencias nutricionales que son causadas por estos medicamentos, especialmente cuando se toman por largos períodos de tiempo.

Nuestra salud es nuestra responsabilidad, así que entre más conozcamos sobre este tema, tendremos mayor capacidad de evitar las indeseables deficiencias nutricionales inducidas por los medicamentos.

Es fácil demostrar que las deficiencias nutricionales pueden tener un efecto negativo en la digestión, la desintoxicación y en otros aspectos del funcionamiento metabólico y al final pueden romper al sistema inmunológico de un individuo y su salud total.

Para que el lector tenga una idea clara sobre cómo y hasta qué grado puede un medicamento convencional producir una deficiencia nutricional, me concretaré a dar un solo ejemplo basado en la evidencia; el de los anticonceptivos orales.

Como todos sabemos, en nuestros días cientos de millones de mujeres toman diario y regularmente anticonceptivos orales. Pues bien, estos anticonceptivos orales reducen en nuestro cuerpo a los siguientes nutrimentos. Dentro del grupo de las vitaminas, reducen al ácido fólico, la vitamina B-6, la vitamina B-12, la vitamina B-1, la vitamina B-2, la vitamina B-3 y la vitamina C. Dentro del grupo de los minerales, reducen al magnesio, el selenio y el zinc.

La deficiencia de ácido fólico puede causar anemia, dolor de cabeza, fatiga, depresión, caída del cabello, anorexia, insomnio, malformaciones congénitas, displasia cervical, elevación de los niveles de la homocisteína, diarrea, náuseas y un aumento en la frecuencia de infecciones.
Por otro lado, la deficiencia de la vitamina B-6 puede causar depresión, e insomnio y se considera como un factor de riesgo para sufrir enfermedades cardiovasculares.

También sabemos que la deficiencia de la vitamina B-12 puede producir un tipo de anemia, el cual resulta en cansancio, fatiga y debilidad. Además, la deficiencia de la vitamina B-12 es una causa común de depresión, particularmente en los ancianos. Los niveles bajos de la vitamina B-12 hacen que se eleven los niveles de la homocisteína, a lo cual se le considera como un factor de riesgo seriamente elevado de sufrir una enfermedad cardiovascular. Ahora bien, si las deficiencias serias de vitamina B-12 no se corrigen pronto, puede ocurrir a largo plazo un daño neurológico irreversible.

La otra deficiencia nutricional que podemos encontrar es la de la vitamina B-1, la cual puede causar depresión, irritabilidad, debilidad muscular, pérdida de la memoria y edema.

Ahora bien, los síntomas asociados con una deficiencia de vitamina B-2 son problemas de los ojos, de la piel, de los nervios y de las membranas mucosas.

En cambio la deficiencia de la vitamina B-3 nos va a producir síntomas parecidos a la pelagra como problemas de la piel y de los sistemas nervioso y gastrointestinal.

La deficiencia de la vitamina C puede resultar en un sistema inmunológico debilitado. Los niveles bajos de la vitamina C pueden acelerar el daño por el envejecimiento debido a un daño aumentado producido por los radicales libres.

Pasando a las deficiencias de los minerales. La deficiencia del magnesio puede producir hipertensión, arritmias cardíacas y muchos otros problemas relacionados con el sistema cardiovascular, osteoporosis, calambres musculares, síndrome premenstrual y un aumento en la frecuencia y la severidad de los ataques de asma.

Tomar calcio sin tomar magnesio extra empeora el problema de la deficiencia de magnesio inducida por los anticonceptivos, porque el calcio y el magnesio funcionan como un par mineral y la relación relativa entre estos minerales es muy importante. Por ejemplo, controlan los mecanismos de la coagulación. El exceso de calcio aumenta la coagulación, mientras que el magnesio tiene la capacidad de adelgazar a la sangre para prevenir la formación de coágulos. También estos minerales regulan la contracción muscular; el calcio produce contracción mientras que el magnesio relaja a los músculos. Así que juntos son contra-regulatorios.

De esta manera encontramos 2 factores que agudizan el desequilibrio nutricional en las mujeres que toman anticonceptivos orales (los cuales reducen el magnesio) y también toman calcio (sin magnesio). Uno de los más frecuentes efectos colaterales asociados con los anticonceptivos es la formación de trombos (coágulos). Ahora es muy fácil entender porqué sucede esto. Una deficiencia de magnesio y un simultáneo exceso de calcio aumentan la posibilidad de la formación de trombos.

Este desequilibrio bioquímico nutricional también explica porqué tantas mujeres tienen calambres musculares dolorosos alrededor del tiempo de la menstruación cada mes porque el exceso de calcio aumenta la contracción muscular.

El selenio es un mineral muy conocido y un importante antioxidante. Una deficiencia de este mineral aumenta el riesgo de muchas enfermedades tales como el cáncer y las enfermedades cardiovasculares. La gente que es deficiente en selenio, está sujeta a un daño incrementado por los radicales libres, lo cual acelera el proceso del envejecimiento.

Por último, el zinc es un mineral que es importante para el buen funcionamiento del sistema inmunológico. Una deficiencia de zinc puede causar una cicatrización lenta de las heridas y un sistema inmunológico débil. Una deficiencia de zinc también puede producir una resistencia a la insulina, una pérdida de los sentidos del olfato y del gusto, infertilidad, así como disfunción sexual tanto en el hombre como en la mujer.

Este ejemplo nos puede ayudar a darnos cuenta de que cuando un paciente toma varios medicamentos, muy probablemente sufre de muchas deficiencias nutricionales inducidas y ocultas y que debe de corregirlas lo antes posible.

Por el Dr. Héctor E. Solórzano del Río.

Profesor de Farmacología del Centro Universitario de Ciencias de la Salud de la Universidad de Guadalajara y Presidente de la Sociedad Médica de Investigaciones Enzimáticas, A.C.

Para recibir mas articulos como este,
Subscribete gratis a Publicalpha por Email


Para: Publicalpha.com
Subscríbete para recibir más artículos como éste en tu email...Es Gratis!



No hay comentarios: